La delicada belleza del día a día en Valdirose

 (Fotografía Irene Berni, vía Valdirose)

 

Si nos has estado siguiendo la pista en redes sociales, sabrás que hemos estado de viaje por Francia e Italia... ¿Lo que más nos gustó de todos estos días? Nuestro retiro en la Toscana... Pero sobretodo Valdirose, porque sin ese remanso de paz y belleza, nuestras vivencias, ese buen sabor de boca que nos ha quedado después de todo, no sería tan intenso... Siempre hemos estado enamorados de la fotografía y el estilo de Irene, pero descubrir que esas fotografías son reales, que tienen aroma, que son cálidas y suaves, es un shock para los sentidos. Y su mundo se hace realidad en Valdirose, un Bed&Breackfast único, lleno de una belleza imperfecta y serena, de flores silvestres, de tejidos naturales, de muebles desgastados y detalles cargados de historia... Nosotros no hacemos fotografías tan bonitas como Irene, pero os enseñamos el resultado, porque cada rincón de esa casa es pura poesía:

 

La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose
La delicada belleza del día a día en Valdirose

Fotografía de Antic&Chic

 

Y no hemos dicho nada de los desayunos... Madre mía qué desayunos, no había quién nos arrancara de aquella mesa, cada mañana nos sorprendían con un nuevo bizcocho y con la decoración... Porque Irene y Paolo son unos apasionados de la decoración y de los pequeños detalles, y eso se nota: no paran de canviar la decoración, de adquirir nuevas piezas, de canviar muebles de sitio... Detrás de una aparente calma y de una sonrisa siempre amable, se enconden dos perfeccionistas que se desviven para que tu estancia sea lo mejor del viaje. Y ya lo creemos que lo consiguen! Nos hicieron sentir como en casa, rodeados de amigos, de familia, de cariño, de tranquilidad y todo envuelto de una infinita belleza... Grazie mille Irene e Paolo, por cuidarnos tan bien y por tanta inspiración. Ya estamos planeando nuestra próxima escapada a la Toscana para quedarnos en Valdirose!!!

comments powered by Disqus