Una joven familia decidió rehabilitar esta antigua casa de pueblo y crear un pequeño hotel con encanto en el Empordá. El estilo industrial se mezcla con elementos más cálidos y rústicos para adaptar esta antigua casa a una decoración actual, llena de detalles y de historia. Muchos de las piezas que forman parte de ella se rescataron durante las obras y se transformaron para adaptarlos a su nueva vida.

(Fotos de Marcel Asso)


Proyectos de interiorismo